Importancia de la energía EÓLICA
24/07/2016
Mostrar todo

Mantenimiento industrial: programa de mantenimiento preventivo

Qué debe incluir un programa de mantenimiento preventivo

Hay algunos aspectos básicos que debe incluir un plan de mantenimiento preventivo básico, independientemente de si utilizas software GMAO o sistemas más rudimentarios:

  • Desglose de activos. Deben localizarse todas las máquinas e instalaciones que van a ser objeto del plan de mantenimiento preventivo. En fábricas con muchas máquinas, o con varias unidades del mismo modelo, resulta útil asignar un código único a cada una. Así es más fácil identificarlas.
  • Procedimientos. Hay que definir cada procedimiento preventivo: trabajos a realizar, materiales y herramientas necesarias, medidas de seguridad específicas, etc. Se trata de tener toda la información relevante para agilizar el trabajo y evitar errores.
  • Planificación de las acciones. Es necesario planificar las acciones preventivas, para definir de qué forma van a repetirse, y cuándo toca la siguiente operación. Así la planificación se hace mucho más simple. Se pueden organizar siguiendo varios indicadores:
  • Tiempo natural, repitiendo la acción cuando ha transcurrido un tiempo determinado desde la última acción. Se usa cuando es difícil calcular el desgaste o medir otros parámetros.
  • Tiempo de trabajo, contando las horas de trabajo de la máquina. Es necesario que ésta tenga un contador de horas incorporado. Con este sistema el tiempo contado guarda mayor relación con el desgaste de la máquina.
  • Ciclos de trabajo. Algunas máquinas cuentan los ciclos de trabajo (en el caso de una sierra el número de cortes, en una envasadora la cantidad de envases producidos…). Usar este factor es preferible a los anteriores.
  • Distancia recorrida. En los vehículos es más fácil usar el cuentakilómetros para calcular la siguiente acción preventiva.

  • Hay otra información que suele incluirse en los planes de mantenimiento preventivo, dependiendo de las necesidades de la empresa. En la práctica, suele depender del tamaño de la propia empresa, porque si se trata de un negocio modesto, controlar demasiados datos tiene un coste que no es proporcional a los resultados obtenidos, mientras que en el caso de una gran industria, cualquier información que ayude a tomar mejores decisiones tiene grandes beneficios. Algunas opciones complementarias son el análisis económico, la gestión de personal, gestión de repuestos, etc.

Cómo crear un programa de mantenimiento preventivo

No importa demasiado la tecnología utilizada. Las aplicaciones de mantenimiento más sofisticadas no sirven de mucho si no se alimentan con los datos adecuados. Sin embargo, con un software básico, incluso sin él (solo en pequeñas industrias o talleres con cargas de trabajo mínimas), se puede gestionar el mantenimiento preventivo de forma eficaz.

Los aspectos básicos son:

  • Definir activos. Numerar cada máquina o instalación, darle un nombre para que todo el personal lo llame de la misma forma… En este paso sería conveniente definir la criticidad del activo, es decir qué importancia tiene, y qué pasa si queda fuera de servicio. Para ello es importante tener en cuenta las consecuencias de una parada. Por ejemplo, un compresor de aire puede parecer poco importante, pero hay muchas fábricas que quedan completamente paradas si todas las máquinas funcionan con un único compresor.
  • Definir procedimientos Lo ideal es empezar con la documentación del fabricante. La mayoría de acciones están recogidas en el manual de la máquina. Casi siempre será necesario añadir nuevas acciones, porque el entorno y uso no son exactamente como ha previsto el fabricante. Otra herramienta muy útil es el registro de averías de cada máquina. Con él se puede analizar qué ha fallado en el pasado, y cómo puede evitarse que la incidencia reaparezca de forma imprevista.
  • Definir cadencia. Los fabricantes suelen dar orientaciones sobre cada cuánto tiempo deben repetirse las acciones. Lo más fácil es aplicar estas directrices, y modificarlas tras un tiempo, según los resultados. En determinados ambientes, las máquinas pueden sufrir un desgaste mayor o menor del previsto por el fabricante, así que debemos adaptar los períodos para optimizar la relación coste/beneficio.

Cómo implantar un plan de mantenimiento preventivo

En la práctica, implantar un programa de mantenimiento preventivo desde cero es bastante complicado. Lleva bastante tiempo, y hace falta ir corrigiendo muchos procedimientos. Básicamente, hay dos formas de implantar el sistema de mantenimiento:

  • Desde cero, creando todo el sistema y poniéndolo en marcha en un momento concreto. Es lo que se suele hacer cuando se subcontrata la puesta en marcha del programa, o cuando se instala una aplicación informática en una empresa sin un sistema previo. Resulta muy arriesgado porque todos los problemas e imprevistos aparecen a la vez, y se generan mucho malestar. Hay que ser comprensivos y aceptar que es un proceso necesario.
  • Progresivamente, empezando por los procedimientos que evitan las acciones correctivas más graves, por seguridad, costes o recursos dedicados. Así se ven los resultados desde el primer día y aumenta la motivación. Además, al ir evitando averías imprevistas, se gana tiempo que se puede aplicar en implantar otros procedimientos. Otra gran ventaja es que, al construirse el sistema sobre la marcha, las correcciones aplicadas a los primeros procedimientos se tienen en cuenta para crear los siguientes, evitando muchas modificaciones.

 

Cómo mantener el propio sistema de mantenimiento preventivo

Uno de los aspectos más importantes para que un plan de mantenimiento industrial funcione realmente bien, es mantenerlo vivo, e ir adaptándolo a la realidad. Si cuando cambiamos el aceite de una máquina observamos que realmente no está deteriorado, podemos alargar el intervalo, y viceversa.

Si no estamos atentos y realizamos las correcciones oportunas, el sistema será ineficaz, porque dedicaremos tiempo a cosas innecesarias, y dejaremos de hacer tareas que previenen realmente las averías, con lo que desperdiciaremos recursos.

Es muy importante medir los resultados. Dependiendo de lo automatizado que sea nuestro sistema, nos será más o menos fácil obtener datos que nos permitan saber lo más importante:

El objetivo de un plan preventivo es reducir las averías

Si una vez implantado, el programa preventivo no reduce las averías imprevistas, hemos aumentado los gastos y la carga de trabajo para nada.

Por el contrario, aunque no tengamos datos demasiado específicos, si es evidente que hemos reducido las averías con el plan preventivo, vamos por el buen camino.

Desde Ingetermo ofrecemos servicios de mantenimiento predictivo, preventivo y correctivo. Para más información pueden visitar nuestro sitio web en la sección mantenimiento accediendo desde el siguiente enlace: http://ingetermo.com.ar/services/mantenimiento/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *